kaixo
agur
We Are Awesome Folow Us
Llámanos 943 12 20 02lu-vi de 9h - 17h

¿Te has preguntado cómo puedes identificar un producto de cosmética convencional de uno que es natural o de uno vegano? ¿Cuál la diferencia entre ecológico, orgánico y bio? En este artículo te damos algunos consejos para despejar tus dudas y aprender más sobre la cosmética natural.

1. La cosmética convencional está elaborada con compuestos, inexistentes en la naturaleza, que son producidos en laboratorios de forma artificial. Esto significa que ni forman parte de nuestro organismo ni éste lo necesita como tal, por lo que actúan como un cuerpo extraño, que es difícil de eliminar y terminan acumulándose en órganos como el riñón, hígado o sistema linfático entre otros o actúan sobre la piel taponando los poros, evitando así la transpiración y pérdida de agua o pueden sensibilizar la piel. Entre sus ingredientes encontramos: parabenos (conservantes), ftalatos (disolventes, fijadores), formaldehídos y derivados (conservantes) y derivados del petróleo, entre muchos otros.

 

2. Se denomina cosmética natural, todos los productos que llevan algún elemento vegetal o animal en su composición, sea el porcentaje que sea, por lo que es muy fácil que tengan esa denominación sin realmente ser muy naturales. En estos productos hay que fijarse bien en la composición que tengan, pues aunque incluyan en su fórmula uno o más ingredientes naturales, si la mayoría de los demás ingredientes son totalmente artificiales, este producto está más cerca del convencional que del natural. Así que, la verdadera cosmética natural está compuesta en su mayoría por ingredientes de origen natural: aceites vegetales, aceites esenciales puros, extractos de plantas, ingredientes de origen animal como la leche y la miel y no lleva ninguna sustancia dañina o sospechosa.

 

3. Cosmética orgánica, ecológica o bio son lo mismo, lo único es que se denomina de diferente forma dependiendo del país en que se encuentra. La cosmética natural ecológica, asegura que los ingredientes naturales de su composición no fueron tratados con tóxicos y además de los beneficios que estos componentes repercuten en la salud de la piel se evita que una serie de elementos sintéticos y no reciclables lleguen al medio ambiente. El cultivo ecológico de los ingredientes, busca mejorar las condiciones de vida de las comunidades y lograr el equilibrio con el ecosistema para alcanzar un desarrollo sostenible. Tampoco realizan experimentos con animales. Además, todo el proceso completo, desde la materia prima usada, los métodos de elaboración que se utilizan, hasta llegar al producto final puesto a la venta, deben cumplir una serie de normas muy estrictas que minimizan el impacto medioambiental.

 

4.  El cosmético vegano, por definición, no contiene en su fórmula ningún ingrediente de origen animal como la miel, cera de abeja (bee wax), leche, huevos, lanolina (sebo) y queratina, por ejemplo. Tampoco contiene componentes testados en animales. Pero ojo: un cosmético vegano no necesariamente es natural (esmalte) u orgánico (aceite de oliva de agricultura convencional) y un producto libre de crueldad (leche de vaca de pastoreo) no es necesariamente vegano.

Lo más importante a tener en cuenta al decidir entre cual de estos productos usar es saber que la piel absorbe más de la mitad de los productos que se aplica en ella y por eso es necesario considerar alergias alimentarias. Prudencia al usar ingredientes perjudiciales con tanta frecuencia e identificar lo que te mueve.

 

¿Quieres saber más sobre la cosmética natural?

En este artículo encontrarás 5 razones para cambiar tus productos de cosmética convencional por los naturales.

Top

Unirse a la Lista de Espera Introduzca su dirección de correo electrónico y recibirá un email cuando el producto vuelva a estar disponible en almacén.
Email